sábado, 29 de agosto de 2009

ANIMALIDADES II

“El primer ser en entrar en órbita fue una perra abandonada en las calles de Moscú. El animal, originariamente llamado Kudryavska y más tarde renombrado como Laika (en ruso, ‘la que ladra') partió en noviembre de 1957 en la cabina presurizada del satélite artificial Sputnik 2.
Aunque la cabina le proveía suficiente espacio para permanecer tumbada o de pie, el animal iba encadenado para evitar que la ausencia de gravedad le hiciese dar vueltas en el aire. Laika, que pesaba alrededor de seis kilos, estaba sujeta al satélite con un arnés. Un sistema regenerador de aire le proveía de oxígeno y el agua y la comida le eran suministradas en forma de gelatina. Una bolsa automática recogía sus excrementos y varios censores monitorizaban sus señales vitales.
Como no había posibilidad de retorno a la Tierra, desde un principio se planeó matarla luego de los diez primeros días de haber estado en órbita.
Las lecturas de telemetría mostraron que, durante el lanzamiento del satélite, el pulso del animal se triplicó y que la perra se hallaba excesivamente inquieta y nerviosa. Debido al calor excesivo(a causa de un desperfecto técnico del diseño, el satélite no se separó de la última etapa del cohete y la temperatura interior superó los 40°C) y, posiblemente también a causa del estrés, en lugar de los diez días esperados, Laika sobrevivió solamente seis horas.
Esta misión suministró a los científicos los primeros datos acerca del comportamiento de un organismo vivo en el medio espacial.”

1 comentario:

Chopi dijo...

que feo! porqué no se pasean en bolas por marte!?